Resultados y análisis de la 1ª encuesta

Hola a todos, en esta entrada detallo los resultados obtenidos en la encuesta sobre qué clarinete es el más aconsejable para aquellos alumnos que se inician (a la edad de 7 años aproximadamente), haciendo un análisis y valoración personal de los mismos.

RESULTADOS

  • Número de participantes: 15
  • Partidarios de utilizar el clarinete en Si b: 9 (60%)
  • Partidarios de utilizar el clarinete en Do: 3 (20%)
  • Partidadrios de utilizar el clarinete en Mib: 3 (20%)


ANÁLISIS Y VALORACIÓN PERSONAL

Los resultados obtenidos en la encuesta evidencian la tendencia actual que existe por una mayoría del profesorado, el cual prefiere que su alumnado comience con el clarinete prototipo (Sib). Es lógica dicha tendencia, pues cuanto antes se habitúe el alumno al peso, distancia de los dedos y tamaño de la boquilla mejor.

Entiendo que los partidarios de emplear otros instrumentos de la familia como son el clarinete en Do y el clarinete en Mib, lo hacen por razones en las que el alumno en concreto es demasiado pequeño (sus dedos son muy pequeños, o el peso del clarinete en sib es excesivo)... Pero personalmente, creo que la razón principal que nos lleva como profesores a que un alumno empiece con el requinto o el clarinete en Do es el tamaño de la mano y de los dedos.

Por mi parte, soy partidaria de que mis alumnos comiencen directamente con el clarinete en Sib, siempre y cuando sus dedos lleguen a las llaves y puedan tapar correctamente los orificios del instrumento. Además, aconsejo que se pongan un collar, que se puede enganchar al instrumento, al igual que hacen los saxofonistas, de manera que no recaiga todo el peso del clarinete sobre su brazo derecho.

Aún así, tengo 3 alumnas que empezaron con el requinto, ya que eran muy pequeñas (en edad y estatura) cuando se iniciaron. No sabía muy bien qué iba a pasar cuando cambiaran al clarinete. Han estado dos cursos con el requinto y este año han empezado con el clarinete en Sib. Es evidente que uno de los mayores cambios para ellas ha sido el tema del peso del instrumento y de la distancia de los orificios; pero ambas cosas se han podido solucionar rápidamente, pues el peso se compensa con la ayuda de un collar y en cuanto a la distancia de los dedos, al ser mayores, la adaptación ha sido rápida, cuestión de un par de semanas.
Algo que me ha sorprendido gratamente es la sonoridad que están consiguiendo. Y es que, al estar dos años con el requinto, el cual requiere de una mayor presión en la columna de aire, especialmente en el registro agudo, el clarinete en Sib, al ser más grave, les ha resultado más fácil de hacer sonar; únicamente les tengo que recordar que cojan un poco más de boquilla.

Así que, como resumen, decir que si las características del alumno permiten que pueda empezar con el clarinete en Sib, mejor, pero que si no, el requinto o clarinete en Do pueden ser unas opciones igualmente válidas. en el caso del requinto, habrá que prestar más atención cuando se realice el cambio al clarinete en Sib, sobre todo por cuestiones de peso, distancia de dedos y tamaño de la boquilla.

Os dejo la siguiente encuesta, relacionada con el tipo de boquilla que recomendamos para el alumnado principiante.

Esto es todo.

Gracias por leerme!

MRP

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar