martes, 9 de octubre de 2012

Consejos para estudiar clarinete

Para el estudio de nuestro instrumento no sólo cuenta el tiempo del que dispongamos, sino que para mí es mucho más importante cómo lo organicemos y aprovechemos.
Considero que el primero paso es plantearnos unas METAS, unos objetivos a corto o largo plazo que nos ayuden a mejorar, a plantearnos retos y por supuesto a estar motivados, pues sin motivación el estudio será algo monótono, aburrido y sin sentido.
Una vez que tenemos esas metas: pruebas de orquesta, concursos, audiciones, repertorio para este curso... debemos seguir una ORGANIZACIÓN lógica durante nuestras horas de estudio:

 1º) Mi lugar de estudio lo tengo organizado de forma cómoda para estudiar clarinete: libros, obras, partituras en una estanteria, un espejo de cuerpo entero, una banqueta, un atril y una mesa despejada para dejar las cañas y accesorios necesarios.

2º) Concentración y motivación: pensar qué voy a trabajar ese día y concentrarme en ello. A veces escucho antes alguna de las obras que voy a estudiar.

3º) Estudio: lo divido en 3 BLOQUES (TÉCNICA, ESTUDIOS Y OBRAS).
Cada persona, en función de sus necesidades o características personales lo adaptará como mejor le convenga. La forma de trabajar que estoy poniendo en práctica es la siguiente:

1. TÉCNICA --> 45 - 60 min.
  • Ejercicios de calentamiento: intervalos, ejercicios de sonoridad...
  • Escalas: trabajo una escala cada día o cada dos días, con distintas velocidades, articulaciones y matices, y SIEMPRE CON METRÓNOMO!!. Libros de escalas que utilizo: Les Gammes du Clarinettiste (Didier) y Estudios progresivos (Kroepsch).
  • Ejercicios de estaccato: para practicar la velocidad del picado mediante las escalas con distintas figuraciones.
  • Aspectos técnicos concretos: cada dia trabajo uno, por ejemplo el legato, los intervalos, mecanismos con la mano izquierda, con la derecha, trinos, ataques... Métodos que utilizo: Vademecum (Jean Jean) y Klarinetten Kompendium (Frank Klüger) 
- DESCANSO DE 15 min -

2. ESTUDIOS --> 45 min.
  • Cada semana trabajo 1 estudio. Dependiendo de cada uno me centro más en la técnica, en la interpretación, en la afinación...aunque intento integrar todos estos aspectos juntos.
  • Libros de estudios que estoy trabajando: Homenajes (Bela Kóvacks), 15 estudios de Bach (Delecluse), estudios sobre las 6 suites de chelo de Bach (Delecluse),  24 Estudios de Virtuosismo (Stark) y 17 caprichos (Paganini).
- DESCANSO DE 15 min -

3. OBRAS --> 60-90 min.
  • Repertorio de clarinete: obra que esté trabajando para clase.
  • Repertorio orquestal: solos de orquesta.
  • Música de cámara: obras que estoy trabajando con mi quinteto de viento.

TIEMPO TOTAL DE ESTUDIO: 3 horas aproximadamente.

OTROS ASPECTOS A TENER EN CUENTA:
  • Recuerda que no existe la práctica rápida de los pasajes. Tu capacidad para tocar un pasaje rápido equivale a tu capacidad para estudiar el pasaje lentamente. Como recomendaba D. Bonade, debes tocar un pasaje 9 veces de 10 tan lento que controles limpia y regularmente cada nota. Entonces, la 10ª vez inténtalo a tempo.
  • Adquiere buenas cañas, trabaja siempre sobre su ajuste, rótalas y almacénalas adecuadamente. Esto es fundamental.
  • Usa la grabadora para reconocer e identificar  problemas en el ritmo, la afinación y el sonido.
  • Utiliza el metrónomo; se trata de algo esencial. Nos permite controlar la uniformidad de la técnica y nos deja ver nuestro progreso a lo largo del tiempo (lo cual es muy motivador). Se debe emplear también para el control de sonidos sostenidos y del fiatto, para el trabajo de la articulación, las escalas etc.
  • Cuando un pasaje se resiste especialmente, analiza  las posibles causas del problema  e incorpora soluciones adecuadas e imaginativas (estudiar por ritmos, fragmentar el pasaje para después recomponerlo, intercalar pausas, cambiar la articulación, alternar velocidades, transportarlo en otro tono etc.).
  • Es importante la posición que adoptemos de pie, o sentados, relajados y sintiendo la gravedad profunda que nos une al suelo. La posición de la cabeza, erguida de manera natural, debe ser cómoda. El cuello y hombros bien relajados. Así será posible delegar tareas a las manos y dedos, cada vez más complejas.